Los que se entrenan son en su mayoría graduados de la universidad, de muchas nacionalidades y diferentes trasfondos. Éstos toman clases de la verdad, participan en la obra del evangelio y llevan a cabo servicios prácticos en el transcurso del programa de dos años distribuidos en cuatro semestres.

 

Este Entrenamiento de Tiempo Completo en la Verdad Bíblica y el Servicio de la Iglesia no es un seminario teológico ni una escuela en divinidad, sino un lugar donde los jóvenes cristianos van en pos de Cristo y aprenden a vivir Cristo de una manera diaria normal. Es un lugar cuyo fin es ayudar a los cristianos a: crecer en la vida divina, ser constituidos con las verdades de la Biblia, desarrollar sus capacidades espirituales y cultivar un carácter apropiado para el uso del Amo.